Crisis Armenia-Azerbaijan

Los movimientos europeos destinados a recomponer el mapa al tiempo anterior a Napoleón, amparados en el Congreso de Viena  y la Santa Alianza, permitieron que la Rusia zarista se apoderara de los pueblos que hoy reconocemos como Asia Central, identificados particularmente como kazajos, turkmenos, uzbekos, kirguizos, tayikos y otras etnias menores, que con este control zarista se evitaba la intromisión de los movimientos panturquistas y panislamistas.

En el primer cuarto del siglo XX, con la revolución rusa aún en desarrollo, los líderes soviéticos rediseñaron el territorio y particularmente la instalación de pueblos o etnias en diferentes lugares del territorio, distintos a su origen, con el objetivo que la fuerza de los nacionalismos no interfiriera en la creación de un nuevo origen: los soviéticos, disfrazados de nacionalismo ruso. Con este criterio se diseña la URSS.

Durante el período de vigencia de la URSS, las diferencias étnicas estaban cubiertas por el peso del ser soviético y de la ideología, hasta que el 10 de diciembre de 1991, unos días antes de la caída oficial de la Unión Soviética, se realizó un referéndum en Nagorno-Karabaj, en el que la mayoría de su población, casi 99.89%, votó por independizarse totalmente de Azerbaijan para constituir la República de Nagorno-Karabaj. Importante señalar que en la década de los 90’ se produjeron serios enfrentamientos con varios miles de bajas.

Nagorno-Karabaj es, objetivamente, un enclave armenio, cristiano, en el centro de un país musulmán.

En 2008, en el Moscow Defense Brief[1] se señaló que, “debido al aumento de los gastos de Azerbaijan reflejado en un fuerte rearme de las fuerzas armadas azeríes, el equilibrio militar parece estar cambiando en favor de Azerbaijan”. La tendencia general es claramente a favor de Azerbaijan, y parece que Armenia no será capaz de sostener una carrera armamentista con la economía petrolera de Azerbaijan. Esto puede conducir a la desestabilización del conflicto latente entre esos dos Estados, confirmando la volatilidad del escenario y la debilidad de la paz en la zona.

En abril de 2016, Armenia y Azerbaijan volvieron a tener una conflagración armada cuyo resultado fue un cese al fuego declarado poco tiempo después de iniciados los combates.

Los otros problemas de separatismo derivados del diseño soviético del espacio geopolítico de la URSS, todos activos como conflictos; siendo las crisis más relevantes los enfrentamientos rusos con chechenos y la guerra ruso-georgiana que derivó en la independencia de Ossetia del Norte cuando el presidente de EE.UU., George Bush, buscaba la integración de Georgia a la OTAN. Respuesta similar a lo sucedido en Ucrania.

Hoy se ha reactivado el conflicto de Nagorno Karabaj y se han reiniciado hostilidades a lo largo del frente entre Armenia y Azerbaijan. Los combates, que se desarrollan mediante artillería, tanques, aviación y otros tipos de armamento, ya han producido numerosas bajas declaradas por las fuerzas armenias.

Según fuentes azeríes, el conflicto lo provocaron militares armenios que atacaron las posiciones del Ejército y asentamientos en el sector azerbaijano de la frontera.

Por su parte, las autoridades armenias sostienen que  Azerbaijan  inició los combates de una operación ya planificada con tiempo. La república de Nagorno-Karabaj (enclave armenio, y territorialmente  reclamada por Azerbaijan), ha sido la primera en declarar el estado de guerra y llamar a la movilización general; por su parte, Armenia ha declarado la movilización y el estado de guerra.

Como vemos, tenemos un nuevo escenario de conflicto, no es un conflicto fácil de resolver tal como se hizo en las escaladas anteriores, hoy intervienen nuevos actores, con nuevas capacidades, como por ejemplo, Turquía, el principal aliado de Azerbaijan y con una clara intención de imponer un neo-otomanismo liderado por el presidente Erdogan.  Rusia señala que su aliado es Armenia. Un actor OTAN y otro fuera de OTAN, muy cerca del escenario del Mediterráneo dónde se levantó la crisis Turquía-Grecia.

Por ahora, es interesante estudiar la crisis que se ha levantado y observar la actividad de los actores que han puesto sus ojos en el área. Los nuevos problemas, son producto de los viejos problemas que hoy podrían involucrar a grandes actores que buscan reposicionarse en el escenario del poder.

Referencias:

https://www.bbc.com/news/world-europe-54314341

Moscow Defense Brief; Andrew Liaropoulos, THE RUSSIAN DEFENSE REFORM AND ITS LIMITATIONS    2008.

https://www.trtworld.com/magazine/why-azerbaijanis-and-armenians-have-been-fighting

[1] Moscow Defense Brief es una revista de defensa en inglés publicada por el Centro de Análisis de Estrategias y Tecnologías, un grupo de expertos de defensa independiente ubicado en Moscú, Rusia.

Crisis Armenia – Azerbaijan