El dilema político, económico y sanitario en Brasil

Brasil hoy se encuentra en una situación crítica en el área de salud, con 271.628 contagiados y 17.971 fallecidos por coronavirus (al 20 de mayo). Sao Paulo, Ceará y Rio de Janeiro concentran el mayor número de casos confirmados y fallecidos a la fecha, enfrentando de esta manera una difícil situación sanitaria que no solo está afectando la vida de las personas (por la creciente demanda y escasez de medios), sino que también evidencia la complejidad política y económica que actualmente experimenta la presidencia de Jair Bolsonaro.

En lo económico, producto del coronavirus, Brasil está presentando una volatilidad importante de su moneda (real), la que los expertos creen que se mantendría el resto del año. Además, según la Fundación Getulio Vargas, se prevé una retracción económica con la consecuente agudización de la pobreza producto del desempleo (17,8%), el aumento de protestas y violencia urbana, discordias entre actores políticos y, como consecuencia, una mayor inestabilidad e incertidumbre.

En lo político, el negacionismo del actual presidente respecto del alcance y efectos de la pandemia ha generado cuestionamientos importantes a su gestión; ya que al insistir en la apertura económica del país para paliar los efectos económicos de la pandemia, se ha maximizado el riesgo de contagio. Asimismo ha utilizado diversos medios de comunicación social para expresar su disconformidad con este tipo de medidas, porque según Bolsonaro, su implementación se acerca a una suerte de “tiranía”.

En el mismo tenor, la conducción política también se ha visto afectada. La reciente renuncia de dos ministros por discrepar con el presidente sobre el manejo de la pandemia, generó que la semana pasado asumiera el General Eduardo Pazuello como Ministro de Salud. Cabe recordar que en su campaña presidencial, Bolsonaro prometió que los cargos ministeriales se destinarían por criterios técnicos y no por acuerdos políticos. Siendo este uno de los aspectos que favorecieron su elección, alejándose del estilo político de Lula o Dilma Rousseff. Sin embargo, la elección de autoridades sin experiencia, como la del General Pazuello, puede llegar a poner en jaque no solo la gestión del recién nombrado Ministro, sino que también la administración del actual Presidente.

A lo anterior se suma la discordia existente entre el presidente, los gobernadores y los alcaldes, ya que Bolsonaro ha criticado públicamente a aquellos gobernadores que han adoptado medidas restrictivas (aislamiento, cierre de comercio), afectando claramente la gobernanza, ya que en situaciones de crisis, las autoridades debieran aunar voluntades, intereses y posiciones para proteger a los ciudadanos, y no generar narrativas disruptivas o disputas por el poder. Con actitudes como esta, se afecta el liderazgo, la confianza y la coordinación entre los poderes del Estado, dejando un mal precedente para el abordaje de futuras crisis y para generar las respuestas adecuadas a desafíos tan complejos y de gran alcance como el del coronavirus. Con estos antecedentes, el panorama electoral presidencial para el 2022 en Brasil se prevé aún más incierto.

En este contexto, resulta importante reflexionar sobre la Importancia de la unidad nacional (como factor de poder) para el Estado, sobre todo en situaciones de crisis complejas, ya que, como bien lo señala Joaquín Fermandois, el Estado existe para las emergencias: conflictos, seguridad, catástrofes y, por tanto, debe tener siempre preparado un aparato continuo que permita afrontar y gestionar de la mejor forma posible este tipo de situaciones; pero además, existe para generar un sentido de comunidad y unidad. Y si ello no se logra por disensiones políticas, lo que se afecta es el sentido más profundo que da forma a una sociedad, afectando, finalmente, su supervivencia.

En síntesis, para enfrentar el dilema sanitario, económico y político como el que actualmente se vive en Brasil, es importante que se fortalezca la institucionalidad, la cohesión y la cooperación entre las autoridades que gobiernan, ello con la máxima independencia de su postura política y con una visión de Estado de nivel extraordinario.

Referencias:

https://www.bbc.com/portuguese/brasil-51713943

https://www.nytimes.com/es/2020/03/25/espanol/opinion/coronavirus-jair-bolsonaro.html

https://portalibre.fgv.br/publicacoes/economia-aplicada/boletim-macro/a-crise-economica-se-intensifica-no-brasil-e-no-mundo-ainda-sem-saidas-claras.htm

https://www.elmercurio.com/blogs/2020/05/19/78874/Estado-y-estado-de-emergencia.aspx

El dilema político, económico y sanitario de Brasil