Geopolítica y el conflicto en Nagorno-Karabaj

El conflicto en la región de Nagorno Karabaj tiene componentes milenarios. El registro más antiguo del nombre “Armenia” viene del siglo VI A.C. con un reino armenio que comenzó alrededor del 585 A.C., reivindicando su independencia, luego de las invasiones perpetradas por Alejandro Magno hacia el 330 A.C. que debilitaran los poderes regionales. Durante el siglo I A.C., la mayoría de los renombrados reyes armenios, como Tigran el Grande (Tigranes), gobernaron un imperio que se extendía desde los mares Caspio hasta el Negro considerando el Mediterráneo, haciéndole sombra a Roma y Partia en el Oriente Próximo durante un par de décadas (Hecho 11).

El Reino de Armenia también fue distinguido por los romanos como “La Gran Armenia”, en función de poder diferenciarlo de otros territorios de población armenia, a menudo conocidos como Armenia Menor. En armenio, son clásicamente conocidos como “Mets Hayk” y “Pokr Hayk”, respectivamente (Hecho 11).

Como se observa, históricamente el territorio en conflicto es armenio, lo que se modifica con la llegada de los selyúcidas de Utman I Gazi, conocido como Osmán, un guerrero turco que, con la derivación de su nombre, se transforma en Otman, otomano, perteneciente a una tribu del centro de Anatolia. Osmán venció a las tribus rivales de dicha península,  y extendió su reino enfrentándose a los bizantinos hacia el oeste. Los sucesores de Osmán asentaron las posiciones conquistadas y continuaron su expansión hacia los Balcanes, enfrentándose a Bizancio y Venecia. En el siglo XV, el poder otomano se convirtió en casi invencible. Ankara y luego Bursa fueron las capitales de este nuevo imperio (Montagut, 2015).

La ubicación geográfica del conflicto, se encuentra entre las montañas del Cáucaso Menor en el oeste y las estepas entre los ríos Kura y Aras en el este, con el territorio en disputa en el centro de la región en su conjunto.

“Nagorno” deriva del adjetivo ruso “tierras altas”, por lo que “República de Nagorno-Karabaj” podría traducirse al español como “República del Alto Karabaj”; sin embargo, desde hace un tiempo ha adquirido el nombre de República de Artsaj, para hacer honor a su historia. Es un Estado independiente de facto desde 1991, y cuenta con una población de 140.100 habitantes, el 95 por ciento de los cuales son étnicamente armenios, mientras que un 5 por ciento lo constituyen minorías (griegos, rusos, ucranianos, asirios, georgianos, etc.).

Al suroeste, la República Autónoma de Najicheván (Naxçıvan en azerí) un exclave de Azerbaiyán, es decir, que está separada del resto del territorio y ubicada entre Armenia e Irán, ocupando el valle del río Aras, y dónde, según la leyenda, Noé fijó su residencia después de varar su arca en el monte Ararat; por lo tanto, desde la perspectiva geopolítica, Armenia está encerrada entre dos partes de Azerbaiyan, su territorio continental y este exclave poblado por azeríes y que Armenia se vio obligada  a entregar, lo que no se produjo con Nagorno, hoy centro del conflicto (Atlas MB).

Una mirada general al conflicto, desde una perspectiva geopolítica, reúne en un solo escenario algunos aspectos que hacían pensar en una lejanía de la guerra clásica, entre ejércitos regulares, dado que los conflictos que asomaban como propensos a escalar se debatían en nuevas definiciones como amenazas asimétricas, guerra híbrida, cuestiones étnicas y otras que alejaban las causas naturales e históricas de la guerra. El conflicto que se vive hoy, con varios momentos de crisis en distintas etapas de la historia, nos entrega, como causas de la misma, un problema histórico territorial, un problema étnico, una definición política en tiempos de la URSS que crea los enclaves, una falta de entendimiento diplomático y la participación de potencias que buscan el protagonismo a partir de una intervención abierta o secreta en la guerra ya declarada.

Junto con eso, se revitaliza la discusión entre el realismo y el globalismo; detrás de los actores existen intereses de potencias regionales como Rusia, que siendo parte del Consejo de Seguridad tiene la certeza que el mundo no podrá intervenir en el conflicto dentro de su área de interés, por lo que puede resolver por sí misma el conflicto entre dos ex asociados de la URSS. Por otra parte, Turquía, con una concepción de neo-otomanismo diseñada por Erdogan, la ha hecho intervenir duramente en el Mediterráneo oriental obviando las políticas OTAN y enfrentando a las potencias de la Unión Europea por sus intereses. Se ha acercado a Rusia por temas de Medio Oriente y Libia pero, también, no duda en enfrentarse con el liderazgo de Putin en el apoyo a Azerbaiyan.

Inicialmente este conflicto, de causas particulares y concentradas en los actores primarios, puede escalar e involucrar a actores regionales que, de acuerdo a sus demandas, objetivos, diseños de políticas internacionales e intereses, pueden mantenerlo encendido o disuadir a los involucrados de continuar con la guerra territorial, en los términos actuales. No es posible hoy que un conflicto pequeño, pueda atraer a las fuerzas rusas y turcas ampliando la dimensión internacional del conflicto en una guerra indirecta tipo proxy, obligando a la OTAN a tomar partido si la situación se saliera de control, entendiendo que Turquía es parte de OTAN y que ya ha habido otras tensiones entre Rusia y la organización, como en el caso de Georgia y Crimea.

Por lo pronto, habrá que esperar algunas definiciones de un globalismo paralizado al momento de tomar decisiones, mientras Armenia acusa a Turquía de un nuevo genocidio por el apoyo que presta a Azerbaiyan. Waltz (1988), para el caso, plantea que la diferencia entre la política nacional y la internacional no está en el uso de la fuerza, sino en los diferentes modos de hacer algo al respecto y, en este conflicto, la política internacional capturada por el globalismo, no se ha hecho presente.

Bibliografía

Atlas MB. Recuperado de https://elatlasdemb.com/

Consejo Armenio. Recuperado de http://www.causaarmenia.org/republica-de-nagorno-karabagh.

De Bunes Ibarra, Miguel A.;  C.S.I.C. Madrid. La conquista Turca de Bizancio según los cronistas europeos de los siglos XVI y XVII. Recuperado de https://digital.csic.es/bitstream/10261/14046/1/9e7f7916b8157c485e75f1fba0b4c3d8.pdf

Hecho 11. Recuperado de https://100anos100hechos.com/facts/el-reino-armenio-conformado-en-el-siglo-vi-a-c-duro-hasta-la-caida-de-la-gran-armenia-en-el-428-d-c/

Montagut, Eduardo (2015). El Esplendor del Imperio Turco-Otomano. Recuperado de https://www.nuevatribuna.es/articulo/historia/esplendor-imperio-turco-otomano.

Waltz, Kenneth (1988). Teoría de la Política Internacional. Grupo Editor Latinoamericano, Argentina

Geopolítica y el conflicto de Nagorno-Karabaj