REC N° 9 La disminución de la cantidad de tanques en Gran Bretaña devela un problema de mayor amplitud

REC N° 9: Britain’s Declining Tank Numbers Highlights a Wider Problem

Autor: Jack Watling, The Royal United Services Institute (RUSI)

La flota de tanques de Gran Bretaña se reducirá en un tercio, quedando con solo 148 de 227 MBT Challenger 2 (CR2), los que se actualizarán para aplazar su fecha de retiro del servicio hasta 2035.

La noticia provocó lamentos en la prensa, indicando que Gran Bretaña tendrá menos MBT que, por ejemplo, Camboya. Sin embargo, hablar de tanques es mucho más que contar chasis, y los números gruesos poco aportan para dilucidar un debate más amplio sobre el futuro de los blindados pesados del Reino Unido. Siguiendo la analogía de los medios, el CR2 de 72 toneladas es uno de los tanques más formidables del mundo, varias generaciones más avanzado que los T55 de Camboya, que tienen una protección, sensores y potencia de fuego limitados. Aún así, los MBT modernos no son indestructibles. Turquía perdió varios Leopard 2A4, comparable al CR2, por acción de misiles guiados antitanque (ATGM) y dispositivos explosivos improvisados en Siria. Los ATGM son una de las amenazas que el CR2 LEP pretende abordar mediante la adición de un sistema de protección activo.

Después de la Revisión Estratégica de Seguridad y Defensa de 2015, el Ejército Británico buscó mantener 1 división desplegable (1 ó 2 brigadas de infantería mecanizadas Stryker y 2 brigadas de infantería blindada, cada una con 1 regimiento de tanques). Con 56 tanques por regimiento, la fuerza desplegable prevista incluye 112 CR2. Sin embargo, es difícil ver cómo los CR2 llegarían al combate. Durante la Guerra Fría, con los blindados británicos basados en Alemania, la línea del frente previsto estaba relativamente cerca, con todo el apoyo necesario a mano para llevar los tanques al combate. Hoy, una escalada en la frontera oriental de la OTAN tendría lugar a 2.000 kilómetros de distancia.

Si bien la preservación de la cantidad de tanques mantiene la capacidad, la utilidad de los blindados pesados solo se garantiza con suficientes apoyos para configurar una fuerza de combate. Si Gran Bretaña se toma en serio el despliegue de blindados pesados, necesitaría actualizar sus CR2 y reemplazar o actualizar sus plataformas Warrior y AS-90. Basar las fuerzas pesadas adelantadas también fijaría al ejército británico a una postura rígida de disuasión con recursos limitados para abordar otras contingencias, con el grave riesgo de que si el ejército lo hace a expensas de la modernización, comenzará a quedarse atrás en las capacidades críticas emergentes.

La alternativa sería financiar completamente la próxima generación de plataformas y adoptar vehículos más ligeros y más adaptables. En la actualidad, el ejército está tratando de mantener ambas vías, pero con el riesgo de que, dadas las restricciones fiscales, en una vía pueda mantener muy pocos tanques para ser creíble y, en la otra, desarrolle fuerzas medianas que carezcan de suficiente letalidad.

En última instancia, la elección es política. La pregunta crítica es ¿qué se espera que el ejército aporte y si el ejército está suficientemente financiado para cumplir con ese requerimiento? La priorización de plataformas pesadas, medianas o de próxima generación solo se puede hacer con una clara orientación de los responsables políticos sobre el rol que se crea probable para Gran Bretaña en el futuro. Desafortunadamente, en la medida que el Parlamento rechaza todas las opciones sobre la futura relación de Gran Bretaña con Europa, la claridad sobre la postura británica global estará ausente.

JCVM/CEEAG

REC N°09 Disminución cantidad de tanques en Gran Bretaña