OBSERVATORIO-DE-SEGURIDAD-Y-DEFENSA-CEEAG-2020

 

La controversia entre Marruecos y el Frente Polisario por el control del Sahara Occidental.

El territorio correspondiente a la denominada región del Sahara Occidental se encuentra ubicado en el extremo este del desierto del Sahara, con una superficie aproximada de 270.000 km2 y es colindante con el Océano Atlántico. Esta zona fue colonizada por España en 1884 y 50 años después, en 1934, fue convertida en provincia española, denominándose Sahara Española, hasta que la ONU solicitó su descolonización en 1965. Luego, este mismo organismo multilateral, a través de la Resolución Nª 2711 pide a la potencia administradora (España) que se efectúe una consulta con otras partes interesadas (en ese momento efectuaban reclamaciones territoriales Marruecos y Mauritania), un referéndum de autodeterminación de la población saharaui. Ante ello, y en un contexto de fricción entre los actores estatales en comento y además con los habitantes originarios, España accedió a la tutela del referéndum en 1974, programándolo para el año siguiente.

Sin embargo, Marruecos en 1975 bajo el mandato del Rey Hassan II, a través de un movimiento de civiles, principalmente basado en mujeres y niños, efectúa una ocupación pacífica, pero con oposición de parte importante de los habitantes originarios de gran parte del Sahara Occidental, en la denominada Marcha Verde. Dicha ocupación, fue rechazada por la ONU pero apoyada por otros estados, lo que finalmente, además de incrementar la población en el Sahara Occidental, implicó la no realización del referéndum programado.

“Esta publicación fue elaborada solo con fines docentes”

Luego de esta acción, y como resultado de un acuerdo tripartito con España, denominado “Acuerdos de Madrid” efectuado en 1975, le fue otorgada la administración temporal a Marruecos y a Mauritania; no obstante, al poco tiempo, Mauritania, abandonó sus pretensiones territoriales y rechazó el acuerdo.

En 1976, un grupo de habitantes originarios, denominado Frente Polisario, con la intención de terminar con la ocupación de Marruecos, fomentar la conciencia nacional y conseguir la autodeterminación del pueblo saharaui, fundó la República Árabe Saharaui Democrática (RASD).

En consecuencia, a partir de esa época, prevalece una disputa y reclamaciones territoriales que incluso han llegado al uso de la fuerza entre Marruecos y el Frente Polisario. Esta situación, ha producido divergencias también en la comunidad internacional, debido al reconocimiento del estatus político del Sahara Occidental y su soberanía. Para la ONU, la región es un territorio no autónomo y en proceso de descolonización, en espera de la ejecución del referéndum pendiente; no obstante, la RASD ha sido reconocida como autónoma por la Unión Africana y por 84 estados, de los cuales 45 mantienen hasta la fecha este reconocimiento y, los restantes, a pesar de la normativa internacional vigente, lo han congelado o cancelado1 (Universidad de Santiago de Compostela, 2021).

A raíz de la conflictividad y con el objeto de mantener la presencia y control, Marruecos ha optado por construir de manera gradual un muro a base de arena y piedras denominado Al Yidar, el cual posee una extensión aproximada de 2.700 km, separando su territorio (al occidente del muro) con el perteneciente al Frente Polisario (al oriente) en la zona fronteriza con Mauritania y Argelia, que en la práctica es donde ejerce presencia y control la RASD.

La región del Sahara Occidental junto con la frontera aledaña al muro, en diferentes puntos de su extensión, han sido territorios con permanente despliegue de medios militares, de conflictividad entre fuerzas marroquís y la componente armada de la RASD, manteniendo incluso hasta el día de hoy zonas de campos minados activos2.

En 1991 se inició un proceso de paz tras un acuerdo de alto al fuego entre estos dos actores, que incluso involucró una misión de Naciones Unidas, denominada Misión de Naciones Unidas para el Referéndum en el Sahara Occidental (MINURSO), manteniéndose el conflicto en status quo, pero que a pesar de los esfuerzos para la generación de acuerdo entre las partes, no permitió llevar a cabo el referéndum previsto (Instituto Español de Estudios Estratégicos, 2011).

En noviembre de 2020 se reactivan las hostilidades, ya que Marruecos incursionó en un puesto fronterizo desmilitarizado con el fin de desalojar a los independentistas que bloqueaban la única ruta comercial hacia África occidental. Lo anterior, exacerba el riesgo de escaladas de la crisis, presentándose acciones militares esporádicas y de igual manera levantamientos sociales del Frente Polisario en contra de las fuerzas marroquís.

La situación actual se presenta en la Figura 1, que grafica el muro Al Yidar, al oeste del mismo el territorio ocupado y controlado por Marruecos y al este los territorios del frente Polisario (RASD).

Cabe señalar además, la existencia en Argelia de campos de refugiados saharauis, evidenciándose además una crisis humanitaria en curso.

En este contexto, resulta interesante señalar algunas situaciones contingentes que le competen a diferentes actores del concierto internacional conectados con este conflicto y sus posibles efectos:

Marruecos fue reconocido como Estado soberano en dicha zona por parte de Estados Unidos a fines de 2020 bajo el mandato del Presidente Donald Trump, lo que podría continuar siendo fuente de controversias, al contrastar respecto a la situación política y soberana de la región con la postura de la ONU en relación al referéndum de autodeterminación pendiente o respecto a los estados que han reconocido a la RASD.

No obstante lo anterior, el Secretario del Departamento de Estado de Estados Unidos, Anthony Blinken, solicitó en marzo de este año al Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, agilizar el nombramiento de un enviado especial al Sahara, lo que en caso de concretarse, podría aportar a un posible cambio en el escenario actual

Para el gobierno de Marruecos parte de la solución del conflicto está en manos de Argelia, a quien acusan de apoyar al Frente Polisario y contribuir al conflicto con campañas de desinformación y descalificaciones contra el reino de Marruecos. Por su parte, el Ministro de Relaciones Exteriores de Argelia, Sabri Boukadoum, señaló este 2021 que la disputa debe ser resuelta por los involucrados directos (Marruecos y el Frente Polisario). Al respecto, el Presidente de Argelia Abdelmajid Tebboune, declaró el 07 de junio de 2021 a la cadena televisiva Al-Jazeera que “si Marruecos considera que existe un problema con Argelia, estamos dispuestos a sentarnos a la mesa y hablar” (Canales, 2021), pudiendo abrirse una ventana de oportunidad para solucionar las controversias o parte de ellas y evitar de esta manera una crisis que pudiese involucrar a estos dos estados.

Existen además otros elementos que podrían complejizar el entorno actual del conflicto. El primero, es la existencia de recursos naturales, ya que en el Sahara Occidental se encuentran importantes reservas de fosfato3 y además permite el acceso a recursos pesqueros en la costa del atlántico, lo cual es explotado por parte de Marruecos y reclamado por parte de la RASD. Segundo, existen diferentes movimientos sociales y focos de protestas de apoyo a la causa saharaui en toda la región en conflicto y que incluso se han trasladado a España.

Tercero, el ingreso del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, a Logroño, España, en el mes de abril de este año por problemas médicos (COVID 19) y algunos movimientos migratorios descontrolados desde Marruecos hacia Ceuta4, han tensionado de manera importante las relaciones entre ambos países (Reuters, 2021).

Finalmente y a base de lo anteriormente descrito, se estima que la situación actual en el Sahara Occidental, mantendrá en alerta a la comunidad internacional, previéndose en el corto plazo gestiones e instancias destinadas principalmente a evitar el recrudecimiento de un conflicto de larga data y una mayor crisis humanitaria, siendo las más relevantes, la voluntad declarada por Argelia y Marruecos en cuanto a retomar las conversaciones y la solicitud de Estados Unidos a la ONU de una nueva gestión.

Referencias

Atalayar. (2021). Marruecos insta a Argelia a asumir responsabilidades. https://atalayar.com/content/marruecos-insta-argelia-asumir-responsabilidades-en-el-s%C3%A1hara-occidental 

BBC NEWS. (2020). Marruecos, el país que controla las mayores reservas de un mineral esencial para la vida. https://www.bbc.com/mundo/noticias-51283951 

Canales, P. (2021), El presidente argelino acepta sentarse a hablar con Marruecos, https://atalayar.com/content/el-presidente-argelino-acepta-sentarse-hablar-con-marruecos 

Instituto Español de Estudios Estratégicos. (2011). Sahara Occidental: origen , evolución y perspectivas de un conflicto sin resolver. http://www.ieee.es/publicaciones-new/documentos-marco/2011/DIEEEM08_2011

SaharaOccidental.html Reuters. (2021). El líder del Polisario deja España en plena crisis diplomática con Marruecos. https://www.reuters.com/article/espa-a-marruecos-polisario-idESKCN2DE0QA 

Stratfor Worldview. (2021). Western Sahara cusp another conflict, https://worldview.stratfor.com/article/western-sahara-cusp-another-conflict. Universidad de Santiago de Compostela. (2021). 

Reconocimientos de la RASD. https://www.usc.es/es/institutos/ceso/RASD_Reconocimientos.html Wirth, Soledad.(1976). Frente Polisario: la última guerrilla. Ed. Laia/paperback. Barcelona, España.

Descargar La controversia entre Marruecos y el Frente Polisario por el control del Sahara Occidental