OBSERVATORIO-DE-SEGURIDAD-Y-DEFENSA-CEEAG-2020

 

Irán e Israel. Se eleva tensión en Medio Oriente.

Irán e Israel: Asesinato del científico nuclear Iraní Mohsen Fakhrizadeh, eleva tensión en medio oriente Mohsen Fakhrizadeh, sindicado por las agencias de inteligencia de Estados unidos e Israel como pieza clave del programa nuclear iraní, murió el pasado viernes 27 de noviembre tras ser emboscado en su vehículo a 90 kilómetros al este de Teherán. Pese a que ningún país u organización se ha adjudicado el atentado, debido al grado de preparación y los métodos empleados en el ataque, las autoridades iraníes apuntan al Estado de Israel como principal sospechoso.

Desde que su nombre fuera vinculado al proyecto AMAD (Esperanza), debido a los 100 mil documentos extraídos por el Mossad en abril de 2018, el grado de protección sobre su persona aumentó y también la vigilancia sobre sus acciones por parte de los servicios secretos estadounidenses e israelíes. Dada su importancia para las pretensiones del programa nuclear iraní, su trabajo buscaba fundamentalmente desarrollar la tecnología y capacidades necesarias para la construcción de bombas atómicas. Desde que Benjamín Netanyahu revelara su nombre en abril, parte del proyecto AMAD se concentró
en diversificar los grupos de trabajo, de tal manera que el proyecto continuara en caso que ocurriera este tipo de atentados, considerando el asesinato de otros cuatro científicos entre los años 2010 y 2012.
Para las autoridades iraníes, este atentado tiene relación con lo ocurrido semanas antes, donde un alto líder de Al-Qaeda fue asesinado en las calles de Teherán por un motociclista. Pese a lo anterior y sin haber explicitado la opción de una represalia por este atentado, el presidente iraní Hasan Rohani, ha declarado que su país debe ser sabio y no pretender caer en la provocación sionista, no obstante, responderá de manera adecuada al martirio de su científico. Por su parte, Israel no se ha pronunciado por las acusaciones iraníes en su contra, pese a su permanente oposición a que Irán desarrolle una capacidad nuclear de naturaleza militar. En esta línea, la única autoridad que se ha referido al atentado es el Ministro de Energía Yuval Steinit, quien ha expresado en diversos medios de comunicación, que no tiene certeza acerca de los autores del atentado, pero está seguro que es un golpe significativo al programa iraní, el que tiene como objetivo la destrucción de Israel (BBC, 2020).

En otro plano, este atentado ocurre exactamente semanas antes de la embestidura del Presidente electo Joe Biden en Estados Unidos, el que impondría una nueva pauta para las operaciones de inteligencia que ejecutan los servicios de seguridad en territorio iraní. Ello sustentado en previas declaraciones públicas acerca de intentar con Irán un nuevo acuerdo nuclear –que había sido abandonado por el presidente Trump-, sin embargo, este atentado podría soslayar esa posibilidad.
Claramente, esta situación ha elevado el grado de tensión en medio oriente, obligando a que Israel incremente el estado de alerta en todas sus embajadas alrededor del mundo ante posibles represalias. De lo anterior, es posible inferir que las repercusiones de este atentado son particularmente inciertas para el panorama en la región, las que sin
embargo se pueden direccionar en dos líneas principales. La primera, por parte de Irán, ya que a través de la línea diplomática buscará que occidente condene el atentado, para lo cual ya presentó una carta a  la asamblea de Naciones Unidas, esperando que se condene este
ataque. Lo anterior, le otorgaría tiempo y espacio para acelerar su programa nuclear y utilizar a su vez a las milicias aliadas para planificar la ejecución de una futura represalia.
La segunda, tiene relación con la postura de Israel a negar cualquier indicio de vinculación con este asesinato, ya que en caso de ser vinculado, perjudicaría sus intenciones de seguir estrechando lazos que permitan la firma de los acuerdos con Emiratos Árabes Unidos, Bahréin y Sudán. Por otra parte, en EE.UU., Biden debería decidir si perseverar en un nuevo acuerdo nuclear con Teherán -lo cual incluiría una derogación de las sanciones económicas impuestas de tal manera que puedan reactivar su alicaída economía-, o en su defecto, continuar con la política de apoyar las misiones encubiertas que ejecuta el Mossad para socavar el plan nuclear iraní.


Referencias

https://www.nytimes.com/2020/11/27/world/middleeast/iran-nuclear-scientistassassinated-mohsen-fakhrizadeh.html
https://www.elmundo.es/internacional/2020/11/29/5fc3cd51fc6c83aa0f8b4622.html
https://www.elmundo.es/internacional/2020/11/28/5fc21714fdddffaebc8b45b9.html
https://edition.cnn.com/2020/09/23/asia/china-india-border-troop-agreement-intlhnk/index.html
https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-55119829
https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-55152112
https://www.bbc.com/news/world-middle-east-55128970

Descargar Informe Irán e Israel. Se eleva tensión en Medio OrienteChina y su relación comercial con Chile